Archivo mensual: mayo 2012

La aparición de la Luna

La Luna ha sido una fiel compañera para la Tierra. Por edad podría ser incluso una protegida por nuestro planeta al que nunca le ha dado la espalda y siempre le ha mostrado la misma cara. Brillante en el cielo nocturno o como un fantasma en algunas mañanas y tardes, siempre ha fascinado al hombre esa gran roca flotando en el cielo, a una caprichosa distancia de casi un segundo luz.

La Luna no es el satélite más grande del sistema solar, siendo superada por alguno de los caprichosos satélites que giran alrededor de los gigantes gaseosos, pero sí el más grande en relación al planeta alrededor al cual gira una y otra vez, siendo una rareza en nuestro vecindario donde es el único satélite esférico de los planetas rocosos, ya que Deimos y Fobos, los compañeros de Marte, son irregulares.

Por estas pequeñas cosas la Luna es especial, pero para que se produjera tuvo que suceder un cataclismo descomunal.

Hace unos 4.500 millones de años estamos en un estado muy primitivo del sistema solar. El Sol es una joven estrella que ha prendido su llama pocos millones de años antes y los planetas interiores ven como su superficie sufre impacto tras impacto de planetésimos que hacen aumentar progresivamente su masa. La Tierra rota alrededor del Sol y es completamente diferente a la que conocemos en la actualidad. Su superficie estaba en incandescencia y en su interior el material se ordenaba en capas para dar lugar al núcleo y el manto.

Según la teoría más aceptada, no muy lejos de la primitiva Tierra también se formaba otro planeta orbitando alrededor del Sol en el mismo plano de orbita, pero en un punto L4 o L5, dos de los puntos de Lagrange donde es posible la existencia de un cuerpo de menor masa en un sistema de dos masas mayores (el Sol y la prototierra). El planetesimo formado en este punto se conoce como Theia y se estima que su volumen y masa serían similares a las del actual Marte (algo más pequeño que la Tierra y mayor que la Luna) y que también crecía en masa por acreción de planetesimos. En un momento determinado llegó a un punto en el que fue lo suficientemente grande en masa y gravedad para escapar del punto de Lagrange y progresivamente acercarse hasta la Tierra.

El choque entre estas inmensas canicas estelares provocó que la Tierra viera desgajada una parte de su masa, que escapó del planeta y empezó a orbitar alrededor del cuerpo mayor. Theia dejó de existir y nació la hermandad Tierra-Luna.

Hay algunos que consideran que ambos cuerpos estelares no forman un planeta y un satélite si no un planeta binario girando alrededor del Sol. Tal vez no les falte algo de razón, pero de momento la Tierra seguirá siendo la hermana mayor y a su verá continuará la Luna.

El satélite que aparece por la noche, brillante, con su tez como el carbón en muchas zonas y otras más limpias por los “mare” de basalto y andesita de su superficie. Su coexistencia con este planeta es rara, extraña para un universo enorme y organizado, donde las rarezas resaltan y plantean dudas. Tal vez la rareza que forma la Luna por ser como es y por estar donde está esté demasiado relacionada con la vida, al menos con la vida compleja que conocemos en nuestro planeta.

Anuncios

El nacimiento de los planetas

Han pasado varios miles de millones de años. Ahora el universo ha dejado de ser un juguetón niño que manejaba a su antojo la materia, creando inmensas estrellas que consumían su combustible con rapidez. Los elementos han ido creándose en el centro de estos gigantes inimaginables y es momento de que el niño se haga adolescente y haga evolucionar su concepto de estrella y genere unos compañeros que la acompañen en su vida.

Las estrellas, todas, nacen de una nube de gas y polvo. Muchas de ellas aparecen a partir de los restos de sus abuelas, muertas hace tiempo, e incluso estas mismas provocan que con su último suspiro se generen zonas de mayor densidad en estas nubes multicolor. A partir de un punto más denso, como desde millones de años antes ya estaba ocurriendo en el universo para que se crearan otras estructuras, aparece un disco girando y al que progresivamente se va acumulando materia.

Los elementos se distribuyen dentro de este torbellino, amalgamándose el hidrogeno, el helio y otros elementos en el centro del torbellino donde la presión y una densidad cada vez mayor, producirá un aumento importante de la temperatura hasta que se encienda una mecha que provoque la primera fusión y la estrella nacerá.

La materia que no sucumbe a este encendido queda girando alrededor de la recién nacida. Algo que ocurrió hace 4.600 millones de años en el sistema solar.

La materia más ligera es empujada a las zonas más externas del sistema por el primer viento solar, donde nacerán los gigantes gaseosos, Jupiter, Saturno, Urano y Neptuno, y en la zona más interna quedará la materia más pesada y que constituirá los cuatro planetas interiores, Mercurio, Venus, Tierra y Marte, y un cinturón de asteroides, que conformará una especie de frontera entre los hermanos planetarios.

La formación de los planetas interiores o terrestres, al estar formados por materia solida, se denomina acreción. Es un proceso en el que cuerpos sólidos, conocidos como planetésimos van chocando y uniéndose. A medida que los planetésimos ganan masa aumenta su gravedad y su poder de atracción sobre otros menores que se verán abocados a chocar contra estos y unirse para formar poco a poco una masa cada vez mayor. En su interior el calor fundirá las rocas e ira dividiendo el interior, creando un núcleo de hierro y una capa a su alrededor formada por silicatos, algo en común en los cuatro planetas del sistema solar.

Todos estos aspectos son importantes, pero aún es más que cada uno de ellos posee una geología, o más bien planetología, diferente. La dinámica de las rocas en Mercurio no es igual a la de Venus, ni tan siquiera a la de La Tierra y no digamos a la de Marte. Cada uno posee una personalidad muy marcada tanto por su creación como por la evolución que ha sufrido desde entonces.

Por lo tanto la geología es un factor importante para configurar cada planeta a la vez que cada planeta configura una geología particular por sus características propias. Este aspecto será crucial para que la vida sobre la Tierra no solo naciera, pero si evolucionara.

 

La evolución con un poco de ritmo

El video que presento es “Rigth here, rigth now” un canción del Dj inglés Fatboy Slim, incluido en su álbum de 1998 “You´ve come a long way, baby”. Además de ser una canción con bastante ritmo, en uno de los mejores discos de Fatboy slim, su videoclip es una forma genial de mostrar la evolución de la vida desde una célula hasta el hombre de hoy en día.

Disfrutad la canción y el video.

http://youtu.be/ub747pprmJ8

El ciclo de Wilson, el destructor de placas

Las placas tectónicas se mueven. Unas se separan, otras se juntan y algunas se introducen debajo de otras para dar lugar a grandes cordilleras. El ciclo de Wilson explica de manera clara todos los pasos que llevan a las zonas continentales a romperse, separarse y volverse a unir.

Si podemos ponerle un inicio al ciclo de Wilson coincidiría con su final, la unión de todos los continentes emergidos en uno solo y masivo. Al hablar de supercontinente a todos nos viene el nombre de Pangea, el único continente que dominaba el planeta hace unos 280 millones de años, durante el Pérmico, a partir del cual se formaron dos continentes menores, Godwana, en el sur, y Laurasia, en el norte, que a su vez se fragmentaron para dar la conformación actual del planeta.

Pero no ha existido un solo megacontinente. El registro geológico nos indica que en los 4500 millones de años del planeta han existido al menos otros tres: Pannotia (hace 800 ma), Rodinia (hace 1100 ma) y Columbia (hace 1500 ma). Todos ellos formaron continentes y relieves que han quedado casi borrados por la erosión y la destrucción de la evolución tectonica. Todo producto del ciclo de Wilson.

El ciclo de Wilson comienza con una placa continental.  Es un lugar estable en el que se produce un adelgazamiento progresivo de la corteza por una masa magmática que asciende a la superficie. Este adelgazamiento provoca la separación de la masa continental a través de un rift, que en cuanto encuentre el océano formará un nuevo mar. El ejemplo que podemos encontrar en la actualidad es lo que se observa en el este de África, donde se está produciendo una separación que romperá al continente en dos, en una fractura de orientación norte-sur en la que se están formando una serie de lagos, como el lago Victoria.

Una vez invadido por el mar, la separación entre continentes formará una dorsal que empezará a separar a las dos nuevas placas continentales lentamente. Como ejemplos actuales tenemos la dorsal Atlántica, que aleja a todo el continente Americano de África y Europa, y en un estado más incipiente, el mar Rojo, donde el este de África ve como la península Arábiga se separa de ella.

Pasados varios millones de años, la zona de contacto entre la zona oceánica, con corteza más delgada, y la zona continental, con mayor grosor de corteza, se rompe y comienza la corteza oceánica a introducirse por debajo de la corteza continental, lo que produce la formación de cadenas montañosas en este borde, como viene ocurriendo en America del Sur, donde la placa pacífica está subduciendo por debajo del continente habiéndose elevado la cordillera de los Andes.

Como el movimiento continúa, las placas continentales pueden llegar a unirse de nuevo. La cuenca oceánica se estrecha, como en la actualidad ocurre en el mar Mediterráneo, donde África está acercándose a Europa y en algún momento chocará contra el viejo continente.

En cuanto se produzca la unión de las dos zonas continentales se elevará una nueva cordillera en esta zona de unión, lo que ocurre en la zona del Himalaya, donde las placar euroasiática y de la India están fusionándose, creando un nuevo continente.

Durante todo el ciclo de Wilson se producen unos pasos muy determinados, los cuales, como se puede observar en un mapa de placas tectónicas y sus bordes, no se producen simultáneamente en todo el planeta, si no que en cada lugar está evolucionando de manera particular, aunque su final sea conocido, la creación de un nuevo supercontinente que se llamara Amasia.