Archivo mensual: agosto 2012

La Tierra dentro de 100 millones de años

En este video se muestra como fue la evolución y como evolucionaran los contienentes para formar un mapa muy diferente al actual.

Anuncios

Un antepasado afortunado

Aunque la vida está gobernada por la evolución en ocasiones el azar o la casualidad ha tenido un papel determinante para que el camino empezado continuara.

Tras aparecer las células estas decidieron formar grupos, apareciendo los seres multicelulares, agrupaciones donde progresivamente iban distribuyéndose las tareas para mejorar el bienestar de todo el grupo. De este modo comenzaron a diversificarse las células y a producirse las primeras especializaciones en un mismo ser.

Con el paso del tiempo los seres vivos mostraron formas y conceptos insólitos. Algunas de esas nuevas ideas funcionaban mientras que otras quedaban relegadas al olvido más absoluto. La carrera por la supervivencia y ser el mejor adaptado estaba en marcha.

Todo este grupo, que hoy veríamos como mutantes llegados del espacio exterior, lo tenemos ejemplificado en el yacimiento de Ediacara, en Australia, donde a finales del Precámbrico (hace 545 m.a.) se produjo una explosión evolutiva con nuevos seres vivos con formas y morfologías extrañas a las que se encuentran en la actualidad. Aunque, según muchos expertos, solo se trató de una prueba inicial fallida, y muy pocas de esas especies sobrevivieron el paso a la era Paleozoica, cuando se dio lugar a la explosión de vida y diversidad del eón Fanerozoico.

Para poder comprender un poco más la vida que existe en nuestros días nos tenemos que trasladar a Canadá, en concreto al yacimiento de Burgess shale. En estas pizarras de edad Cámbrico inferior (530 m.a.) se encuentran los primeros indicios de un nuevo género: los cordados. De por sí, los cordados no dicen nada, pero cuando echamos un vistazo a quienes les descendieron, una de las ramas familiares nos lleva a los vertebrados y por lo tanto a la diversidad que este grupo ha tenido en la historia geológica.

Dando un solo paso hacia atrás nos encontramos con el Yunnanozoon, organismo que roza la barrera para poder considerarlo un vertebrado, sin llegar a serlo por no ser el primer ser con una notocorda, una estructura que pasa a ser columna vertebral con el desarrollo del ser.

Si realmente quisiéramos ver al primer vertebrado, tendríamos que fotografiar al Pikaia, que apareció en el Cambrico medio (510 m.a.). Aunque fue descrito inicialmente en 1911 como un gusano (aspecto por el que podría pasar perfectamente), aunque posteriormente fue clasificado como el primero de nuestros antepasados.

Sin duda Pikaia debió de tratarse de un autentico superviviente en un mundo donde los trilobites eran los reyes absolutos de los mares. Sus cuatro centímetros de longitud y su cola con forma de hoja, debieron proporcionarle la capacidad para huir y no ser comido y es un héroe por seguir vivo tras la extinción del Cámbrico, la primera de las grandes del fanerozoico y que se llevó a 9 de cada 10 especies, pero no al Pikaia. Sin él jamás podría estar escribiendo esto ni tú leyéndolo, y desde luego la Tierra sería un lugar bien diferente al que es ahora.