Archivo mensual: enero 2013

Mi primer volcán

Hace unos días pude tomarme unos días de descanso aprovechando que un amigo venía a Chile a pasar una semana. No era cuestión que visitara solo Santiago, sino que ya que hacía un viaje tan largo desde España (10.500 Km) al menos conociera algo de este país que me ha acogido.

He de reconocer que no soy bueno organizando viajes, pero por fortuna mi novia sí, así que nos preparó una escapadita de cuatro día al sur del país, no al sur, sur, ese sur que linda casi con la Antártida, un poco más al norte.

Nuestro destino era Pucón un pueblecito que se ubica al sur de la región de la Auracanía (IX región), por lo que nos tocaban 900 Km de viaje o lo que es lo mismo 10 horas de autobús por la carretera panamericana.

Lo más destacado de Pucón son varias cosas. Una es el lago Villarrica, de gran extensión y que es navegable; una cantidad importante de termas de diferentes temperaturas tanto al aire libre como techadas; la posibilidad de hacer rafting en algunos de los ríos que desembocan en el lago; el pueblo en sí, con edificaciones de madera, que también es utilizada en su artesanía y por último, y lo que a mí fue lo que más me impresionó el volcán Villarrica.

Llegando a Pucón por la carretera que lo une a la localidad de Villarrica, el volcán se alzaba imponente a las nueve de la mañana. El sueño y dormir algo incómodo en el autobús tenía su merecida recompensa. Nada más bajar en la estación preparamos la cámara de fotos y como japoneses.Volcán tras la esquina

En cada esquina, mirando al sur, el volcán se veía perfectamente. Sus 2.847 metros no pasaban desapercibidos. A pesar de que aquí es verano, la nieve lo cubría hasta la cumbre, alzándose en una cuesta increíble y que en la zona del cráter parecía querer apuntar al cielo.

Mi primer pensamiento fue si realmente llegaría hasta la cumbre al día siguiente.

Después de dejar las maletas en el hostal, una espectacular casa de estilo chill out, con una cama gigantesca en la habitación, acudimos a una de las compañías que se dedican a la aventura. Hay una en cada esquina, concentrándose en la calle principal, pero esta, recomendada por los dueños del hostal, estaba en una calle paralela. Esta está compuesta por varios guías expertos que te llevan a diferentes rutas cercanas, pero donde la principal atracción es el volcán.

Allí firmamos los papeles oportunos de responsabilidad y nos probamos parte de la ropa que llevaríamos al día siguiente y que se incluye como préstamo en el precio. Esto incluía tercera capa de piernas y parte superior, polainas, guantes, gorro, casco, una mochila y crampones. Madre mía, ¿vamos a subir el Everest? También prestan las botas, si no llevas unas adecuadas, y gafas de sol, estas alquilándotelas.Vista bucólica

El día fue largo, conociendo Pucón, visitando todos los rincones y viendo los preparativos del Ironman que se celebraría al día siguiente. Muchos entrenaban por las calles y por la noche los restaurantes estaban llenos de gente. Un buen plato de pasta fue nuestra cena. Una buena carga de energía para el día siguiente y nuestro Ironman personal.

Seis en punto de la mañana. El despertador suena y todos nos ponemos en pie. Las cosas están preparadas del día anterior están colocadas a un lado de la habitación. Fruta, los bocadillos, barritas energéticas, varios litros de agua, zumos… Todo listo. Después de un desayuno rápido, metimos todo en nuestras mochilas y a la agencia.

Resultó que nuestro grupo solo iba a estar compuesto por nosotros tres y el guía. Habitualmente estas excursiones son en inglés, ya que mayoritariamente son extranjeros que no hablan español, o no muy bien, los que contratan este servicio. Metimos todo el material como nos indicaron (lo más pesado abajo y lo más liviano arriba) en la mochila que nos prestaron y al coche.

Media hora de viaje en todoterreno hasta el volcán nos adentraba en el parque nacional de Villarrica. Durante el camino, en las cunetas, se veían las primeras evidencias geológicas del volcán. El Villarrica es un estrato volcán y se veía a la perfección las diferentes capas que lo conforma: capas más endebles y gruesas de material fino y otras más competentes y finas de material rocoso.Telesilla

Ya al cruzar la puerta de entrada al recinto nos dimos cuenta de que no éramos los únicos que íbamos a tratar de ascender. Varias furgonetas estaban ya aparcadas en la estación de esquí cuando pasamos por allí. Las veíamos desde nuestras ventanillas mientras el todoterreno continuaba unos cientos de metros más hasta una posición más alta, junto al segundo telesilla.

En la agencia nos comentaron su existencia y que si estaba en funcionamiento nos podríamos evitar una buena cuesta y 400 metros de desnivel. Nuestro guía, durante el viaje, nos comentó que con ligeras rachas de viento no lo solían encender y aquella mañana soplaba una leve brisa que era agradable, pero que impidió el funcionamiento del telesilla.

Así que allí estábamos, con nuestras mochilas a la espalda y dispuestos a comenzar la ascensión.

Este primer tramo discurrió junto a los postes del telesilla, en terreno firme y rocoso, donde podía comprobar que las rocas que formaban esta parte baja se correspondían a andesitas negras con cristales de plagioclasas. Otras rocas procedían de antiguas erupciones, llenas de vacuolas y de aspecto vítreo, junto con piedra pómez en abundancia.

Estos 400 metros de desnivel fueron un calentamiento extremo. A medida que ascendíamos, a un ritmo continuo y lento, veíamos llegar a las hormiguitas que habíamos dejado atrás en sus furgonetas. Formaban una hilera humana de al menos cincuenta personas que nos adelantaban sin compasión.

Al llegar al punto final del telesilla contemplé dos cosas.Glaciar

Una era la parte final del glaciar del volcán, con un ligero fluir de agua en algunas partes y cubierto por polvo de roca negro en su superficie ondula por el viento. La otra era la cantidad de gente que iba a subir y que jadeaba al llegar a ese punto. Muchos de ellos no tenían una preparación física alta, tampoco es necesario, pero lo principal era que algunos venían como si fueran a la playa, con camisetas de tirantes. Creo que no sabían exactamente lo que estaban haciendo.

Después de reponer fuerzas, tomar algo de comida y agua, y de curar las primeras ampollas, continuamos nuestro ascenso. Nuestro siguiente punto a la vista era un antiguo telesilla. La estructura de hormigón se alzaba entre la nieve que ya empezaba a poblar el lugar entre calvas donde se veía la roca. Parecía que estaba cerca, y lo estaba en distancia lineal, pero la pendiente engaña.

Nuestra siguiente parada fue junto a la estructura. Agua, fotos, vista del lago y del volcán Llaima, algo de comida y a seguir. Nuestro guía nos instruía de cómo debíamos usar el piolet, como agarrarlo y usarlo para ayudarnos en el ascenso y ante una posible caída cuesta abajo en la nieve que por debajo tenía zonas con hielo.Las hormiguitas

Poco a poco la nieve nos rodeó por completo y el cielo azul se veía algo ensombrecido. ¿No habíamos salido de Santiago? ¿Por qué hay contaminación? Una capa parecida a la contaminación que cubre las grandes ciudades se difuminaba en el ambiente, pero no se trataba de lo mismo sino de las cenizas remanentes de la erupción del volcán Copahue, que había empezado el día de Nochebuena y que duró solo un par de días.Piolets

Hubo un par de paradas más en las que veíamos la cima y su fumarola saliendo. Nuestro guía nos dijo que era probable que oliera algo mal al llegar arriba por los gases que expulsa el volcán, pero que no correríamos riesgos. Si la cosa se ponía fea nos bajábamos.La cima

Cuando las doce de la mañana se marcaban en el reloj el viento cambió. La cumbre se veía a la perfección y la fumarola se elevaba plácida. Esta se escapaba al este, empujada por el viento y que al cambiar de dirección la hizo descender por la ladera. Nosotros éramos de los últimos, pero varios grupos estaban más arriba. Los vimos pararse cuando la nube pasó sobre ellos. Luego el turno nos llegó a nosotros y respiramos. La nariz y la garganta se irritaron y las gafas protegieron mis. El olor a ácido sulfúrico era evidente.Nube a la vista

Continuamos el ascenso con precaución. La nube bajo al menos dos veces más, densa, haciéndonos perder la visibilidad. Algunos grupos se bajaron. Nuestro guía preguntaba a los otros guías. Era una medida de precaución para ellos, pero nosotros seguimos nuestro camino.

Una nueva parada fue obligatoria. Mi novia estaba agotada y además teníamos que vestirnos con las capas externas. La cima estaba a la vuelta de la siguiente pendiente y era necesario colocarse los pantalones, la chaqueta, polainas y guantes. La nube se había tranquilizado y era momento de seguir tras un trozo de bocadillo.

Las últimas estribaciones fueron las más duras. La pendiente se endureció y aquella sensación de que apuntaba al cielo del día anterior fue mucho más evidente. Ahora no ascendíamos, sino que subíamos escaleras de hielo y nieve.Colada

Las coladas de lava quedaban a mi derecha. Treinta segundos me sirvieron para un respiro, tomar unas fotos y admirar las lavas negras de la última de las erupciones del volcán en el año 1984. Y por supuesto tomar una pequeña muestra de recuerdo.

Diez minutos de sudor y de esfuerzo fueron recompensados con la llegada al cráter. Estábamos prácticamente solos. Éramos los últimos en llegar arriba y los últimos que lo bajarían ese día (y que bajada).Crater

No podía imaginarme estar allí arriba. Llamé a mi familia a España, sin convicción, porque pensaba que faltaría la cobertura, pero pude hablar con ellos. Estaba emocionado. 2.847 metros para ver esa maravilla, ese cráter en el que sabía que no iba a ver la lava, pero si la fumarola, que se elevaba con gracia, en un intrincado baile del humo que brotaba del interior y que se llevaba con facilidad la suave brisa que soplaba en la cima.Ofrenda

Solo quedaba una cosa por hacer: la ofrenda al Rucapillan, la casa de los espíritus en el lenguaje Mapuche, pueblo originario de Chile y de la región de la Auracanía, que es como denominan al Villarrica. Un sorbo de vino para la montaña y otro al cuerpo.

Las seis horas de esfuerzo merecieron la pena. Esa noche sabía que iba a dormir como un bendito y con una sonrisa enorme en la boca después de subir mi primer volcán.

Anuncios

Los homos

El aspecto que hace que el hombre sea hombre son  sus herramientas. La creación de estos elementos artificiales, producto de un intelecto desarrollado, son el rasgo definitivo y que, por primera vez, separa un linaje de género de otro diferente sin tener en cuenta características biológicas clave.

La aparición del género homo no solo supuso una serie de nuevas especies en el planeta, sino la aparición de una especie, la última en la cadena, capaz de adaptarse a cualquier situación no por su biología sino por su inteligencia.

El primero en esta familia fue el homo rudolfensis, en África, el que dio la raíz al árbol genealógico que continúa con el homo habilis en el tronco, una especie con plenas capacidades para fabricar herramientas líticas, y el homo erectus, coexistiendo durante 500.000 años.

El homo erectus o ergaster, para la especie encontrada en Europa, fue la primera en dominar el fuego y la que comenzó con el carácter exploratorio que orbita alrededor de los homos. No solo África los vio caminar por sus tierras. Europa fue un punto por el que vivió; y Asia, donde se expansionó de tal manera que llegó hasta las islas del Índico donde se establece la actual Indonesia.

Del homo erectus se ramifica el árbol en tres ramas. La más corta la supone el homo floresiensis u hombre de Flores, una isla indonesia donde vivió esta especie de homo de talla pequeña, y que en ocasiones ha sido bautizada como hobbit, los personajes de la Tierra Media de Tolkien.

AtapuercaPosiblemente una especie intermedia en la segunda rama fue anterior al homo Antecesor en Europa y que vivió en la península Ibérica, en la Sierra de Atapuerca (Burgos, España), al igual que lo hizo el siguiente en la rama, el homo Heiderbergensis, del cual existe un registro fósil más amplio.

La tercera rama nace de nuevo en África. De esta rama aparece nuestra especie, el homo sapiens, con los abuelos homo Rhoderrensis.

Entre todas estas generaciones falta solo una especie de todo el árbol y que es la punta final de una de las ramas. Esta especie probablemente apareció en Alemania o al menos en el centro de Europa evolucionando de los Heiderbergensis. Se trata de los Neandertales.

Fueron una especie inteligente, aunque su apariencia pudiese parecer la de unNeandertal hombre con solo músculos y poco cerebro, mirando plácidamente un hueso en sus manos, está fuera de la imagen real. La idea de primitivismo es contraria a la realidad estudiada por los paleontólogos. Si bien su morfología era diferente a la nuestra, siendo de talla más baja, aunque de mayor corpulencia, y posiblemente con la piel blanca, todo ello adaptado a las condiciones glaciares que avanzaban por esta región del planeta, su idea de comunidad era generalizada, con sentimientos que se demuestran con los rasgos encontrados en fósiles donde huesos estaban soldados o individuos de edad avanzada que habían sido cuidados hasta sus últimos días.

Nosotros nos desarrollamos en África. Con la piel negra y con poco pelo cubriendo el cuerpo, estos hombre y mujeres debieron ser altos en comparación con los Neandertales aunque mucho más delgados, adaptados a un entorno caluroso en el este del continente. De nuevo las dos piernas que le permitían su locomoción eran sus aliados para recorrer grandes distancias y, como ya hizo el homo erectus, su disposición a la exploración fue más que patente, posiblemente envalentonados por sus herramientas y armas que les permitían defenderse de animales depredadores y que les permitían ser cazadores sin garras.

Su incursión en Europa y Asia fue hace 100.000 años, coincidiendo con los Neandertales durante 30.000 años. Todo parece indicar que hubo una convivencia pacífica entre dos especies diferentes, pero similares. Imaginar el momento en el que un grupo de sapiens se encuentra con uno de neandertales debió de suponer un encontronazo extraño muy similar al del hombre de raza negra al ver por primera vez a un blanco o los nativos americanos con los primeros españoles colonizadores.

Sin duda ambos grupos poseían una cultura propia. Es posible que entre ambas especies hubiera un intercambio de conocimientos cuya transmisión no debió de ser sencilla, pero que tuvo que ser eficiente de alguna manera.

Pero los Neandertales se extinguieron. ¿El sapiens tiene la culpa? Puede que sí, puede que no. La extinción de nuestros hermanos se produjo al mismo tiempo que especies como el mamut lanudo desaparecían definitivamente, animales adaptados a unas condiciones que iban desapareciendo y a las que el Neandertal no pudo sobrevivir. El sapiens pudo influir en la ocupación de determinados nichos que solo ocupaban el Neandertal hasta su llegada. Tal vez nunca lo sepamos la verdad.

Migración humanaEl homo sapiens sobrevivió y se expandió por el planeta. Tras Europa y Asia les siguió las islas del Índico hasta llegar a Australia. América fue la siguiente etapa, pero no llegaron por mar sino por tierra gracias a los últimos coletazos de la glaciación y que permitían la formación de un puente de hielo en el estrecho de Bering, que actualmente separa el este de Rusia con Alaska, que al fundirse dejó separado del resto esta parte de tierra emergida. Los hombres poblaron esta tierra hasta llegar al punto sur de Sudamérica, poblando el extremo meridional de Chile hace 11.000 años.

Los últimos lugares en ser poblados fueron los aventureros polinesios, llegando a las diferentes islas del Pacífico hace unos pocos milenios.

Finalmente el homo sapiens se encontró en todo el planeta. En unos pocos cientos de años pasó de estar solo en África a que siempre un humano contemplara la luz del día, siendo la primera especie en hacerlo en toda la historia del planeta.

Mucho ocurrió hasta este punto. Millones de generaciones, millones de especies, transformaciones inverosímiles que a veces funcionaban, catástrofes, terremotos, impactos de cuerpos extraterrestres, todo permitió que nos encontremos hoy aquí. Somos un pequeño grano de arena en la evolución. ¿Nos extinguiremos? Posiblemente, y otras especies nos sustituirán. Lo queramos o no, el planeta evoluciona y con él las especies que lo habitan. Es así de simple.