Archivo mensual: noviembre 2013

El tiempo tableado

Hace unos días hemos tenido que trasladarnos de nuestras oficinas a otras, por reformas, y eso conlleva a una mudanza. Si alguna vez habéis realizado una, recordaréis perfectamente como decenas de cajas se acumulan en cada una de las esquinas de las habitaciones, con los letreritos de qué o cual cosa van en su interior. Pero algo que resulta beneficioso de una mudanza es la limpieza de todo aquello inútil que por azares de la vida decidimos conservar por si acaso, que luego miraríamos o que nos da pereza tirar.

cuadro geologíaEntre todas las cosas que hemos trasladado de una a otra oficina había una en especial que tenía como destino el contenedor de basura y que he salvado. Se trata de un cuadro en el que viene la tabla de tiempo geológico tanto de la Tierra, de la Luna y de las glaciaciones en Europa. Data del año 1978, y parte de él ya está obsoleto, pero conserva una belleza difícil de comprender en las nuevas tablas que anualmente salen publicadas.

Esa tabla muestra el trabajo de varias décadas en las que se establecieron los límites de edades de los cientos de millones de años de depósitos geológicos, desde las groseras eras y eones, hasta los pisos más pequeños, todos tienen una razón de ser.

En los inicios de la geología ya se establecía claramente que si una unidad geológica se encuentra encima de otra, y no hay deformaciones importantes, la inferior es más antigua que la superior. Lógica absoluta que suponía el establecimiento de la estratigrafía y de la geocronología.

Como casi cualquier avance científico se buscaba un bien económico cuando apareció la primera cronología geológica, realizada a partir de las diferentes capas de carbones existentes en Inglaterra y Gales a finales del siglo XVIII por parte del ingeniero W. Smith. El avance de esta nueva rama de la geología comenzó a bautizar diferentes épocas geológicas.

A partir de la ya establecida por Arduino en 1759, que establecía cuatroTiempo espiral etapas, que aún se usan en mayor o menor medida (Cuaternaria, Terciaria, Secundaria y Primaria), se determinó diferentes eras intermedias dentro del eon Fanerozoico, donde se estimaba la aparición y desarrollo de la vida conocida en ese momento.

De aquí surgen el Paleozoico (vida antigua), Mesozoico (vida intermedia) y Cenozoico (vida reciente), que a su vez fueron subdivididos en diferentes periodos. Los nombres de los periodos más antiguos provienen de diferentes localizaciones de Inglaterra como Devon (Devónico) o los niveles de carbón (Carbonífero). De este grupo solo se salva el Pérmico, cuyo nombre proviene de Perm, una zona del centro de Rusia con abundantes fósiles de esta época.

El Mesozoico se divide en tres periodos Triásico, Jurásico y Cretácico, nombres que provienen de la secuencia triple sedimentaria existente en Alemania, las montañas de Jura en los Alpes y las rocas de Creta en el canal de la Mancha.

Los periodos más recientes son el Paleógeno, Neógeno y Cuaternario, cuyos nombres, al igual que sus épocas, vienen de la combinación de palabras griegas que establecen diferentes periodos de edad desde las más antiguas a las más modernas.

Para establecer los límites entre los diferentes eras, periodos, épocas y edades, se utiliza como base diferentes acontecimientos, como pueden ser orogénias, aspectos biológicos (aparición de especies, extinciones, etc) o cambios climáticos globales.

Esos aspectos quedan retenidos en las rocas, mostrando un registro que permite la comparación a nivel local y también a nivel global, como pueden ser las grandes extinciones del Pérmico y del Cretácico. Esto establece unos límites aproximados, que han permitido crear una tabla cronogeológica cada vez más avanzada y definida.

Pero a lo largo de las décadas los límites se han ido ajustando. Las técnicas de datación han permitido afinar cada vez más las edades de cada una de estas fronteras a lo largo del siglo XX y de lo que llevamos del XXI en los diferentes trabajos que realizan los geólogos y que se recoge anualmente en una tabla actualizada por parte de la Comisión Internacional de Estratigrafía.

Anuncios