Archivo de la categoría: Información adicional

Georradar

El georradar es una técnica para el estudio del subsuelo mediante ondas electromagnéticas. De este modo, mediante un emisor y un receptor, se obtiene un radargrama, un escáner del terreno en el que se observan las reflexiones y refracciones de lo que se encuentra bajo nuestros pies, los cuales, tras un proceso de filtrado, se pueden interpretar en la búsqueda de determinadas estructuras.

Esta técnica es muy utilizada para la búsqueda de materiales enterrados, como cañerías o circuitos eléctricos, también en arqueología y últimamente por la policía científica en la búsqueda de cadáveres enterrados.

La labor que realicé con el georradar se centró las búsquedas arqueológicas con el IAM (Instituto de Arqueología de Mérida) con campañas tan importantes como la desarrollada en Medina de las Torres o en el conocido yacimiento de Cerro del tesoro.

Personalmente me encargué de la dirección, filtrado, interpretación y redacción de los diferentes informes realizados con esta técnica, siendo muy positivos y productivos tanto para INTROMAC como para el IAM.

En el año 2010 el IAM compró una licencia del programa GPR-Slice para el tratamiento de la información obtenida con el georradar, del cual realicé un curso para especializarme en su uso.

Ensayos no destructivos y pruebas analíticas

Las posibilidades que ofrecía INTROMAC me permitieron entrar en contacto con diversos métodos de análisis de los materiales, algunos de ellos conocidos con anterioridad y otros desconocidos. La maquinaria requerida para estas pruebas era muy diversa, desde maquinas complejas hasta las más sencillas, conociendo a la perfección que es lo que me ofrecía cada una y cuál era la que mejor podía adaptarse a mis necesidades finales, con el menor coste en tiempo y en dinero.

Entre la maquinaria utilizada existía una parte dedicada al estudio no destructivo o no invasivo de los materiales tanto in situ, algo muy necesario cuando la muestra no puede trasladarse al laboratorio, como en la zona de investigación. Las pruebas más utilizadas, que se engloban dentro de este campo, son ultrasonidos, técnica que permite hacer un análisis del estado de un material mediante la emisión y recepción de ondas ultrasónicas, el esclerómetro, que determina la resistencia superficial de un material sin dañarlo, o la microscopía confocal, una técnica de estudio óptico con la que se obtiene una imagen tridimensional de una superficie.

La otras técnicas, estas si invasivas en la que se pierde la muestra o que su análisis la hace inviable para otros análisis, han sido sobre todo para la determinación de su composición química o microscópicas. Las más utilizadas fueron la DRX (difracción de Rayos X), con la que determinar los componentes cristalinos de una muestra, la FRX (Fluorescencia de Rayos X), para determinar los componentes atómicos de una muestra, ATG, con el que obtener componentes minerales que se descomponen al aumentar la temperatura, la porosimetría de Hg y de He, para determinar los poros y el tamaño de los mismos.

Las técnicas anteriormente citadas fueron utilizadas para diversos informes técnicos y de investigación con resultados muy innovadores en las materias tratadas.