Archivo de la etiqueta: España

Terremotos y su precaución en construcción.

Hace algo más de una semana, el pasado 31 de marzo, sentía por primera vez un terremoto. Fue un temblor en el centro de Chile a unos 216 Km de Santiago, donde me encontraba. Las sensaciones fueron encontradas. Por una parte excitación por lo que está sucediendo en esos segundos, y que he de confesar que deseaba sentir desde hacía años. Por otro lado, tras unos instantes en los que el movimiento no cesa, de incredulidad al no poder controlar una situación como aquella y no saber qué hacer para no parecer idiota. ¿Me meto debajo de una mesa? ¿Me coloco bajo el marco de una puerta? ¿Salgo de casa y me quedo en la calle?

Por fortuna no pasó nada. No se rompió ningún cristal ni se cayó nada al suelo. Solo se movieron las cosas y un poco de nerviosismo que desaparecía progresivamente. Tras unos minutos supe que el terremoto estaba cuantificado en 7.4 grados según la escala Richter (finalmente fue de 7.1) y de inmediato, como español y geólogo, vino a mi memoria los terremotos de Lorca del año 2011.

En aquella ocasión los temblores fueron muy inferiores al registrado en Chile, con una intensidad de 4.5 y 5.1, pero con un hipocentro muy superficial, a tan solo 2 Km. de la superficie y muy cercano a la villa murciana, lo que multiplicó su efecto destructivo.

Haciendo una comparativa entre ambos sucesos, el saldo que se cobró la tierra fue bastante dispar a uno y otro lado. En Chile, tan solo se contabilizó una víctima mortal, por un ataque al corazón, y tres heridos de poca consideración. En España fueron 9 muertos y 324 heridos. En cuanto a daños, apenas se registraron en el territorio chileno, habiéndose producido más sobre reformas debidas a los daños del terremoto del 27 de febrero de 2010 (8.5 grados) que sobre construcciones anteriores. En Lorca tan solo colapsó una vivienda durante el segundo temblor y algunos edificios históricos, aunque la caída de escombros (causantes de las muertes) fue intensa y las evaluaciones posteriores obligaron al derribo de muchas viviendas dañadas estructuralmente.

Si bien se trata de dos países bien diferentes, hay aspectos que resultan necesarios explicar. Chile es un país nacido y criado con los terremotos. Los chilenos ven con sorpresa que uno no haya vivido nunca un terremoto con anterioridad y sienten con naturalidad que la tierra se mueva “como siempre”. Las edificaciones han tenido un proceso evolutivo natural a la lógica. Desde que los españoles llegamos a estas tierras, son muchas las veces documentadas en las que han tenido que volver a construir ciudades después de fuertes temblores y que otra se abandonaran,  y los conocimientos científicos propiciaron la construcción segura frente a estos impredecibles movimientos, con zapatas de hasta dos metros en edificios de poca altura, algo muy exagerado, pero preventivo ante el desconocimiento. La ley de construcción frente a riesgos sísmicos es ejemplar y cumplida a rajatabla por las constructoras, que encargan concienzudos estudios del terreno para levantar edificios de grandes alturas, algo que sorprende al pasar por las zonas más desarrolladas de la ciudad, con moles de más de 20 plantas y con su punto culminante en la torre Santiago, el edifico más alto construido en Latinoamérica con más de 300 m de altura.

Si bien España no tiene una historia sísmica tan importante a la chilena, si existe un registro histórico que atestigua sobre terremotos de importante intensidad. Tal vez el más popular es el terremoto de Lisboa de 1755, y su posterior tsunami, del que existe un registro visible en España con un ejemplo claro en Coria (Cáceres) tanto en su catedral, con grietas desde su base hasta la parte superior del edificio, como en el traslado del cauce del rio Alagón unos cuantos metros al sur.

El plano de riesgos sísmicos español está anticuado y a pesar de las diferentes veces que se ha indicado por parte de los geólogos  no parece que exista mucho movimiento respecto a este aspecto tan importante a la hora de construir un edificio. Por otro lado, la normativa actual de construcción estima oportuna la obligatoriedad de realización de estudios geotécnicos para la construcción de cualquier tipo de edificio, incluida esta regulación dentro del Código Técnico de la Edificación (CTE), pero que no parecieron ser muy utilizados a todas luces de lo ocurrido en Lorca, donde la mayor parte de los edificios de nueva construcción (posteriores a 2003) se vieron mucho más afectados que los antiguos. Desconozco si en parte puede estar relacionado por la geología particular de la zona (donde se asienten uno u otro edificio), pero hace pensar en diferentes responsables de lo ocurrido y una celeridad precipitada en la construcción

Como ejemplo, en Chile, por la caída de un falso techo en un centro comercial, se impusieron sanciones. En España no se impusieron ningún tipo de sanción ni existen reformas adecuadas en este sentido. Incluso ahora no es necesario realizar el visado de los estudios geotécnicos, con la consecuente pillería que esto puede llevar y la pérdida de calidad en este tipo de servicios.

Son dos países bien distintos, con condiciones de vida diferentes y a los que se puede calificar como más o menos desarrollados, con más o menos energía para trabajar en determinados asuntos, pero que en temas sensibles, como es la construcción de viviendas seguras, vienen a tener planteamientos diferentes y seriedades algo contrapuestas que tal vez deban ser revisadas.

Anuncios