Archivo de la etiqueta: rocas

Cada cosa por su nombre

Los términos que se usan para nombrar las cosas pueden ser muy diversos. Vivimos en un lenguaje con múltiples sinónimos, antónimos y palabras que reflejan un significado muy concreto. Cada profesión incluso tiene su propio lenguaje, eso que se denomina argot, y que un buen amigo decía, cuando nos oía hablar a los geólogos de la empresa, que decíamos cosas muy raras.

Expresarse con propiedad es fundamental para que nos hagamos entender, que no es lo mismo que escribir de forma correcta, aunque ayuda. Utilizar el término apropiado nos evitará dar demasiadas explicaciones después y el ideario lingüístico de nuestra sociedad emplea muchos términos geológicos que es necesario aclarar, para que todos aprendamos a usarlos y a saber qué es exactamente lo que significa.

Cuando se hablan de rocas, minerales, cristales, vidrio o piedra, sabemos exactamente lo que queremos decir en un contexto determinado, pero cada una de esas palabras, tienen una relevancia mucho mayor.

Una roca es una sustancia solida y compacta formada por uno o varios minerales. Una piedra es muy similar, pero en este caso no es un término geológico, aunque usemos muchos su origen griego petro/a. Una piedra es usada en construcción e ingeniería y no incluye rocas como las arcillosas.

En componentes más pequeños nos adentramos en los minerales, un compuesto solido (generalmente), inorgánico, natural y con una composición química definida y de, generalmente, poseer una estructura interna, denominada cristal. Hay otros minerales no cristalínos, el vidrio, el cual suele tener un origen volcánico o fuertes deformaciones en las rocas. Por lo tanto cuando hablamos del cristal de las ventanas nos estamos refiriendo a un vidrio, porque su estructura molecular no es la misma.

Los cristales, que además de ser minerales pueden ser compuesto orgánicos como las vitaminas, están definidos por una organización de los átomos en estructuras cristalinas reducidas a siete principales y cuyo estudio lo realiza la cristalografía. El vidrio es una sustancia no cristalina, puesto que no posee una estructura interna definida o amorfa.

Por último he de hablar de las gemas y de la piedra preciosas. Es habitual hablar con estos términos de diamantes, rubíes, esmeraldas. El término está bien empleado cuando hablamos de joyería, donde se tañan y se engarzan en oro, plata, platino, conformando joyas, pero cuando se habla de minas y canteras donde se extraen, estamos hablando de minerales, ni tan siquiera piedras.

Expresar nuestras ideas es necesario para avanzar, pero si podemos, hagámoslo lo mejor posible.

Las rocas en la construcción actual

Las rocas han sido un elemento constructivo fundamental a lo largo de la historia. Desde Stonehedge, pasando por las pirámides egipcias y mayas y en Europa la mayor parte de los edificios religiosos de cualquier época, todos tienen como elemento vertebrador la piedra. Ahora, en el siglo XXI, la roca ha dejado de ser la parte fundamental en una construcción para ser relevada a un accesorio mediante diferentes formulas.

Las  rocas podemos encontrarlas de muchas maneras. Si realizamos un pequeño repaso mental es fácil ver lo común que es en nuestras vidas. Nos levantamos por la mañana y nuestra encimera es posiblemente una roca, bien el tradicional granito rosa (Rosa Porriño) o un gris o tal vez alguna roca con filigranas y muchos colores, procedente de India, Brasil o algún lugar exótico en África. Salimos al pasillo del edificio y en los metros que recorremos hasta el ascensor nos damos cuenta de que las baldosas del suelo son de un mármol blanco e incluso los rodapiés de las paredes. Vaya fastidio, el ascensor no funciona. Bajando las escaleras comprobamos que las mismas baldosas forman los peldaños. Una vez en la calle nos abrigamos bien y nos apoyamos en la pared para atarnos uno de los cordones. La suavidad y el frescor del granito de la fachada, se traspasa a través de nuestra ropa, sin ser conscientes de que su sistema de construcción es una fachada transventilada, que nos reconforta en nuestro hogar a la vez que reducimos nuestra factura energética. Caminamos con prisa,  el cordón nos ha hecho perder algo de tiempo, y cruzamos una calle adoquinada con granito claro y oscuro que forman un bien marcado paso de cebra. Al pasar junto al parque, justo al lado del trabajo, nos damos cuenta de que hemos pisado algo demasiado blando. Mientras restregamos nuestra suela con el bordillo granítico (e incluso de mármol) de la acera, pisamos con el otro pie en la baldosa del mismo material, por donde caminan transeúntes y pasan los camiones de transporte para reponer los comercios de la zona. Una vez en el trabajo, nos dirigimos de inmediato al baño, donde nos lavamos las manos mientras la encimera de mármol nos aguanta nuestro reloj.

En este trayecto hemos visto como la piedra está presente en nuestras vidas. Tenemos elementos muy tradicionales como son las encimeras, que mucha gente la conocen como el mármol, aunque actualmente existen otros materiales como son las piedras artificiales o los composites, que ganan terreno en este sector. En nuestro hogar o en el edificio donde vivimos, podemos encontrar baldosas, plaquetas (rodapiés) y placas para revestimientos en la fachada o en los baños, que dan cierta elegancia a los edificios, incluso siendo muy característica la piedra de la zona para dar una cierta distinción a la ciudad, caso que ocurre en Salamanca y su arenisca de Villamayor. En las calles tenemos el trió formado por baldosas, bordillos y adoquines, fácilmente identificables en los centros históricos de las ciudades.

Todos estos productos de construcción están regulados por normativas europeas, la EN que en España son UNE-EN, bajo diferentes números que son:

  • UNE-EN 1341: Baldosas de piedra natural para uso como pavimento exterior. Requisitos y métodos de ensayo.
  • UNE-EN 1342: Adoquines de piedra natural para uso como pavimento exterior. Requisitos y métodos de ensayo.
  • UNE-EN 1343: Bordillos de piedra natural para uso como pavimento exterior. Requisitos y métodos de ensayo.
  • UNE-EN 1469: Productos de piedra natural. Placas para revestimientos. Especificaciones.
  • UNE-EN 12057: Productos de piedra natural. Placas modulares. Especificaciones.
  • UNE-EN 12058: Productos de piedra natural. Placas para suelos y escaleras. Especificaciones.
  • UNE-EN 12059: Productos de piedra natural. Bloques trabajados. Especificaciones.

Estas normas regulan el marcado CE de los productos, un marcado que sirve para la comercialización del producto en los diferentes estados europeos, pero además sirve como control de los procesos de producción y una cierta seguridad para los clientes finales. Según el CTE en España, ningún producto que se englobe en los descritos podrá ser utilizado en una construcción si no tiene su Marcado CE en regla y estos mismos productos están incluidos dentro de la legislación de la unión europea sobre materiales de construcción.

Pero no solo existen normas europeas en este sentido. Las ASTM son las normas norteamericanas para estos productos, con ciertas matizaciones en cuanto a los ensayos a realizar para su control de calidad y estimar sus especificaciones. En este caso, los EEUU, son inflexibles y no permiten ningún producto que no haya tenido estos controles. Estas normas también se solicitan en países con gran consumo de estos materiales como son los países árabes de la península arábiga.

La piedra o la roca, es un ente fundamental y que aporta elegancia y belleza a nuestras ciudades, además de poseer una características que las hacen aptas para muchos servicios, aspectos que se han de conocer para darle el mejor destino y que su vida útil se alargue lo máximo posible.