Archivo de la etiqueta: viaje espacial

Los gusanitos de Marte

Llegar a Marte lo conseguiremos, no cabe duda en este aspecto. Cuando es una incógnita por resolver y aún mayor el momento en el que seremos colonos permanentes de nuestro James Dean planetario (vive rápido, muere joven y crearas un bonito cadáver). Para ayudarnos en esta tarea debemos dejar de alzar la cabeza al cielo y mirar a nuestros pies, a uno de esos animalitos que reptan por el suelo.

Investigadores británicos han descubierto como una especie de gusano, la Caenorhabditis elegans, puede tener la clave para nuestra colonización. Este gusano fue la primera especie multicelular en reproducirse en la estación espacial internacional (ISS, sus siglas en inglés), de la cual existe ya su doceava generación.

La peculiaridad de estos animalitos radica en su genoma, el cual fue totalmente secuenciado en 1998, siendo el primero organismo multicelular en el que se completó. Tras la secuenciación del genoma humano, los científicos se dieron cuenta de que los genes de la C. elegans, correspondientes a las funciones musculares, eran muy similares a los humanos. Esta particularidad resulta sumamente importante para los viajes espaciales.

Un astronauta que pasan largas temporadas en el espacio sufren una pérdida importante de masa muscular. Esto es debido a que los músculos se atrofian si no son usados, por esa razón es frecuente ver imágenes de los astronautas haciendo ejercicio en la estación espacial para minimizar esta pérdida, pero no solo los bíceps o los cuádriceps se ven afectados. El corazón o el cerebro son otros dos músculos de nuestro cuerpo que también podían verse afectados por este proceso degenerativo en viajes de larga duración.

Lo que los investigadores británicos han descubierto es que en la sucesivas generaciones de la C. elegans no se produce esta degeneración cuando vuelven a estar dentro de un campo gravitacional estables y tienen funciones normales de todos sus músculos, a pesar de haber nacido y desarrollado en un entorno totalmente distinto. De este modo se puede establecer que los humanos podrían realizar largos viajes espaciales sin que sus funciones musculares se viesen afectadas de manera irremediable, pudiendo alcanzar el planeta rojo u otro lugar más lejano, con cierta seguridad para sus funciones motoras.

El conseguir llegar al planeta rojo… eso es otra historia.

Could Worms Lead Our Mission to Mars?

Anuncios